Locales

EU sale del acuerdo de París y las consecuencias no se dejan esperar.

Con información de Animal Político.

La decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de retirar a su país del acuerdo de París sobre cambio climático tendrá una serie de efectos importantes en el mundo e incluso puede crear un efecto dominó.
El anuncio que Trump realizó este jueves -que causó consternación en buena parte de la comunidad internacional y en los sectores progresistas de EU- significa de hecho que el acuerdo para controlar el aumento de la temperatura en el planeta se quedará pronto sin el segundo país que emite más gases de efecto invernadero.

“Estados Unidos se retirará del acuerdo de clima de París”, dijo Trump desde la Casa Blanca, aplaudido por simpatizantes presentes y seguido con atención alrededor del mundo.

Argumentó que la medida busca proteger los intereses de EE.UU., principalmente su economía, calificando al pacto global de 2015 como “muy injusto” con Estados Unidos.

El proceso de retirada del acuerdo por parte de la mayor economía mundial podría durar cerca de cuatro años y Trump señaló que está dispuesto a negociar un pacto diferente.

Pero la posibilidad de renegociar un acuerdo que tardó años en cerrarse fue descartada de inmediato por países como Francia, Alemania e Italia, que emitieron un comunicado conjunto tras el anuncio de Trump, así como por expertos.

“No creo que vayamos a lograr concesiones de otros”, dijo a BBC Mundo Donald Wuebbles, profesor de ciencias atmosféricas en la Universidad de Illinois y uno de los autores líderes de los informes del Panel Intergubernamental en Cambio Climático de la ONU.

En la práctica, la decisión Trump no solo podría impactar globalmente en el medioambiente sino también en la economía y las relaciones internacionales, según especialistas.

¿Efecto dominó?

El objetivo del acuerdo de París, que fue firmado por más de 190 países y entró en vigor el año pasado cuando EU era presidido por Barack Obama, es mantener el aumento de la temperatura global debajo de los 2 grados respecto a los niveles pre-industriales.

John Stearman, por su parte, teme que tras la retirada de EU puede aumentar la presión de populistas y nacionalistas en otros países para hacer lo mismo, librándose de los compromisos de emisiones asumidos.

“Algunas de las naciones en desarrollo pueden decir: ‘Esto es otro esfuerzo hegemónico neocolonial de EU para enlentecer nuestro desarrollo económico y no lo permitiremos, así que no cumpliremos nuestros compromisos de París'”, señaló.

La preocupación de los científicos ante la “censura” del gobierno de Trump a la información sobre el cambio climático
Además, probablemente menguarán los recursos financieros y técnicos para que las naciones en desarrollo superen el sistema de energía fósil, ya que EU evitará también contribuir al fondo global prometido por los países desarrollados para estimular ese cambio.

Trump dijo que EU debería aportar decenas de miles de millones de dólares a ese fondo, que surgió de una conferencia de la ONU celebrada en 2010 en México, pero “nadie ni siquiera sabe a dónde está yendo el dinero”.

Los expertos creen que la decisión de Trump genera además incertidumbre en el mundo de los negocios y las inversiones en energía renovable limpia, que fueron un elemento clave detrás del acuerdo de París.

“Esa incertidumbre es probable que debilite y haga más lento el despliegue de tecnologías”, anticipó Sterman. “Vamos a ver menos turbinas eólicas instaladas, no solo en EU sino en todos lados, menos paneles solares, menos inversiones en la electrificación de la flota vehicular y otras tecnologías que necesitamos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”

El anuncio de Trump puede verse como un ejemplo práctico de la idea de poner en sus decisiones a “América primero”, una expresión suya que reiteró en su discurso de este jueves.

Al retirar a EU del acuerdo de París, Trump cumple una promesa que formuló en su campaña electoral el año pasado, al igual que lo hizo antes con la salida del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP por sus siglas en inglés).

Trump, que enfrenta una crisis interna por investigaciones sobre una posible conspiración entre su campaña y Rusia durante las elecciones, dijo que su decisión busca defender la creación de empleo en EU y evitar lo que él considera ventajas concedidas a países como China o India.

“El acuerdo es una redistribución masiva de la riqueza de Estados Unidos a otros países”, afirmó. “Fui electo para representar a los ciudadanos de Pittsburgh, no de París”.

Trump cuenta con el apoyo de su electorado en zonas de EU cuyas economías dependen del negocio del carbón, así como de una veintena de senadores republicanos que días atrás lo instaron a dar este paso en una carta pública y ahora lo aplauden.

Pero otros creen que el rol protagónico de EU en la cooperación internacional, incluso en temas financieros o de terrorismo, pueden verse perjudicados por la decisión de Trump de abandonar hasta a países aliados en política ambiental.

El rechazo al acuerdo “será una abdicación de la responsabilidad (y el) liderazgo de Estados Unidos”, afirmó Nicholas Burns, un exdiplomático estadounidense que fue subsecretario de Estado durante la presidencia de George W. Bush, en su cuenta de Twitter antes del anuncio de Trump.

Expertos en relaciones exteriores advierten que China ya se apresta a ocupar parte del vacío que deja EU, intentando garantizar con Europa el mantenimiento del acuerdo de París.

Para Pekín además podrían reducirse las exigencias de medir adecuadamente sus propias emisiones de gases de efecto invernadero (que generan dudas de otros países) y aumentar las oportunidades de negocios en energía renovable.

Mientras tanto, algunas multinacionales estadounidenses en sectores como el energético temen represalias de otros países, en la forma de aranceles o de otro tipo de medidas.

Si bien estados, ciudades y empresas de EU anunciaron medidas para reducir sus propias emisiones, expertos como Sterman consideran “muy difícil” que con esas acciones el país pueda alcanzar las metas que estaban previstas.

“Personalmente creo que es muy triste para nuestro país estar uniéndonos a Siria y Nicaragua como los únicos países que no son parte (del acuerdo de París)”, dijo Wuebbles.

“Luce bastante mal para lo que se supone que es un líder mundial”, concluyó.



100%x250